Saltar al contenido

La sempiterna reorganización del sector de seguridad privada.

Se lleva comentando desde hace bastantes años que el sector de la seguridad privada en España debe reorganizarse. Es decir, deben desaparecer empresas de seguridad, y las que sobrevivan, ganar tamaño e internacionalizarse. Nada nuevo: en el resto de sectores -telecomunicaciones, retail, banca- sucede lo mismo.

Este mes de enero de 2018 se ha conocido la venta de la empresa SEGURIBER (incluyendo la empresa de alarmas ALARTEC) a INV SEGURIDAD  la cual mantiene, también, intereses de seguridad en Hispanoamérica (respecto a ALARTEC, el 50% de la venta se ha realizado a la empresa noruega SECTOR ALARM).

Movimiento que vienen a acentuar los continuos cambios producidos durante estos últimos años: la compra de CASESA por parte de OMBUDS (situándose con claridad, entre las cinco empresas de mayor tamaño del sector); la desaparición de renombradas empresas como SEGURIBER, Seguridad LPM. SERRAMAR, HALCÓN o FALCON SEGURIDAD (entre otras); y llevando a empresas como Seguridad Integral Canaria (que tanto ha dado que hablar) a la situación actual de concurso de acreedores.

La previsión para los próximos años parece que seguirá mostrando el mismo camino; una todavía mayor concentración de empresas de seguridad (con un incremento de presencia de empresas extranjeras en España).

Y todo ello, por el derrumbe de más empresas medianas de seguridad (sobre todo, las de ámbito regional) que no puedan resistir la situación del mercado, manteniéndose, eso sí, pequeñas empresas de seguridad (de sistemas) que en el total de facturación del sector, representarán un porcentaje cada vez más residual.

Este post La sempiterna reorganización del sector de seguridad privada. apareció originalmente en SIQURË Safety & Security.